Cómo declarar IVA si tienes una tienda online

¿Qué pasa si rechazamos una inspección de la FDA?
¿Qué pasa si rechazamos una inspección de la FDA?
29 marzo, 2019
Un nuevo tipo de consumidor: ¿Cómo es el cliente moderno?
Un nuevo tipo de consumidor: ¿Cómo es el cliente moderno?
3 abril, 2019

Cuando un emprendedor decide empezar un negocio en el mundo digital no deja de ser necesario estar registrado como empresario o profesional. Establecer un comercio electrónico ofrece muchas ventajas; por eso muchos adoptan esta práctica a la par del comercio tradicional. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, como cualquier actividad económica, hay normativas que seguir.

Una de estas normativas es la Ley de IVA (impuesto sobre el valor agregado). A efectos de cumplir con esta ley, es necesario estar registrado en Hacienda y Seguridad Social. Un comercio electrónico radicado en España deberá cumplir con este requisito para poder operar satisfactoriamente. Dicho comercio deberá considerar dónde vende sus productos o servicios ya que la aplicación del IVA varía en función de este hecho. Esto se conoce como regla de localización del IVA.

La regla de localización hace referencia al lugar de realización del hecho imponible. Esta normativa está regulada en los artículos 68 y siguientes de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.

A continuación abordaremos la aplicación del IVA para este tipo de comercios en cada caso, bien sea en España (Península o no) o en el extranjero.

Ventas en el interior

Se consideran ventas interiores las que tienen como destino la Península y Baleares. En estos casos el IVA que se aplica es el correspondiente al producto o servicio vendido, independientemente de si el destinatario es una empresa o particular. En otras palabras, si el comercio electrónico tiene sede fiscal en España y vende a residentes en España, las facturas emitidas llevan IVA. El porcentaje que se aplique, IVA general ( 21%) en España, IVA reducido (10%) y IVA super reducido (4%).

Ventas a particulares o empresas de la Unión Europea

Para las ventas fuera de España es importante diferenciar el tipo de destinatario, si es un particular o una empresa. Si el comprador es un particular de un país de la UE se puede aplicar el IVA  español correspondiente. La excepción ocurre cuando se supera el umbral de ventas que ese país tiene fijado. Es decir, al superar el máximo de ventas permitido al mes en un país determinado, se debe aplicar el interés general que ese país determine. Una estrategia de venta en esos casos es evaluar si el interés general de ese país genera ganancia. A veces los empresarios utilizan el interés general del otro país para hacer sus precios más competitivos.

Si hablamos de ventas online a empresas de países de la UE, dichas ventas estarán exentas de IVA. Estas ventas se consideran operaciones intracomunitarias, por tanto, la empresa destinataria es la que declara el impuesto en su país. Sin embargo, en esta situación será necesario que la empresa receptora posea un número de IVA válido. Si el cliente no dispone de dicho número deberá facturarse IVA al tipo aplicable a su país. Es importante señalar que no siempre están obligadas a declarar impuesto si hay derecho a deducción. De esta forma la operación puede quedar liberada de este impuesto. Si en la factura no se aplica el IVA en este caso, se debe exponer lo siguiente: “Operación con inversión del sujeto pasivo conforme al Art.85 de la Ley del IVA 37/1992”.En cualquier caso, en este apartado, es mejor buscar asesoría especializada para orientarse.

Ventas de productos a empresas en las Islas Canarias, Ceuta o Melilla

Las ventas en las Islas Canarias, Ceuta o Melilla siguen un régimen tributario diferente. Las ventas en estos territorios se consideran exportaciones y están exentas de IVA. Si se venden servicios a empresas, estas no serán consideradas exportaciones, pero si seguirán siendo operaciones no sujetas. Este último tipo de venta, por lo general, también están exentas de IVA pero hay excepciones como la inclusión de IVA  con personas naturales.

Si bien estos territorios están exentos de IVA, esto no significa que las operaciones no estén gravadas con impuestos indirectos. El IGIC (Impuesto General Indirecto Canario) y el IPSI (Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación) se aplican, aunque es recomendable asesorarse bien y revisar cada caso.

Ventas Extracomunitarias

Las ventas extracomunitarias son las más sencillas en lo concerniente al IVA. Cuando se vende a países fuera de la UE, sean los clientes particulares o empresas, las operaciones son consideradas exportaciones. Como ya se ha mencionado, las exportaciones están exentas de IVA; por lo tanto, es el comprador el que deberá pagar los impuestos en su país. Sin embargo, hay que recordar que en algunos países fuera de la UE existen otros impuestos y retenciones que considerar. En Latinoamérica algunos países como Perú se quedan con el 10% o más de lo que el comprador paga. Una buena práctica, si las ventas son extracomunitarias, es investigar si existen acuerdos de doble imposición con España.

Como empresario, siempre existirá la obligación de emitir factura y copia por la entrega de bienes y/o prestación de servicios. El comercio electrónico puede dar oportunidades ilimitadas de desarrollo a emprendedores y empresarios que exporten sus productos o servicios. Saber cómo facturar y cómo aplica el IVA en este tipo de operaciones comerciales aumenta las probabilidades de éxito.  Esperamos que ahora su empresa esté mejor informada al momento de declarar IVA si se aventura en el comercio electrónico. En Tasty Food and Wine contamos con años de experiencia en el mercado de exportaciones Estadounidense. Podemos asesorarle en sus exportaciones y queremos ayudarle a desarrollar el potencial de su negocio, contáctenos.

Fuentes: www.getbillage.com, www.cincodias.elpais.com.

Comments are closed.